Presentación

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) ha creado este micrositio Cero Tolerancia con la finalidad de que el personal del servicio público y la ciudadanía se sumen a la construcción de una cultura libre de hostigamiento sexual y acoso sexual, promoviendo la prevención en los entornos laborales y la actuación de un procedimiento institucional único de atención, sanción y registro de casos.

En este espacio encontrarás información para:

Identificar qué son el hostigamiento sexual y el acoso sexual, las definiciones y sanciones que frente a estas conductas establece la legislación y las normas en nuestro país.

Comprender en qué consiste el “Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y el acoso sexual (HsyAs) en las instituciones de la Administración Pública Federal."

Conocer lo que dicho Protocolo establece sobre la sensibilización, la formación y la certificación.

Conocer los alcances de la “Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación"

Antes de explorar las diferentes secciones del micrositio te invitamos a escuchar el mensaje y conocer el pronunciamiento de ¡Cero Tolerancia al hostigamiento sexual y acoso sexual! de la Dra. Nadine Gasman Zylbermann, presidenta del INMUJERES.


Una medida que todo centro laboral debe adoptar es la emisión de un Pronunciamiento a través del cual se da a conocer la postura de Cero Tolerancia a conductas de hostigamiento sexual y acoso sexual. Se recomienda ubicarlo en un lugar visible para que todas y todos construyan una convivencia y cultura laboral libre de dichas conductas.

"Porque cuando estamos frente a la violencia de género, es necesario nombrarla con todas sus letras y rechazarla con todas nuestras voces."

Ver Pronunciamiento del Inmujeres

Hostigamiento sexual y Acoso sexual

Son conductas de carácter lascivo, indeseadas e indebidas que se ejercen en el ámbito laboral; y en tanto humillan, ofenden, intimidan y atentan contra la salud, la integridad, la dignidad, las oportunidades profesionales y los derechos humanos de las mujeres, constituyen expresiones de violencia sexual y de género.

Por la gravedad de estos hechos, en México se han impulsado leyes y normas que protegen a las víctimas, abriendo espacios para la escucha, acompañamiento, atención y en su caso, la aplicación de las sanciones que en apego al debido proceso y a la ley, correspondan.


De acuerdo con la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia, el hostigamiento sexual se define como:

"el ejercicio del poder, en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en los ámbitos laboral y/o escolar. Se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva."


De acuerdo con el mismo instrumento jurídico, el acoso sexual se define como:

"una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos".

Ambas conductas expresan un ejercicio de poder que conllevan a un estado de indefensión y de riesgo para las víctimas, independientemente que se realice en uno o varios eventos.

Un elemento crucial para reconocer cuando estas conductas ocurren es el CONSENTIMIENTO. Es decir, si no son deseadas, permitidas, o toleradas de forma explícita por dos o más personas que participen de ellas, las conductas de carácter sexual que invaden el espacio de la libertad psicosexual constituyen actos de hostigamiento o acoso sexual, según corresponda.

NO significa No.

*Dale un vistazo al siguiente video para saber sobre esta noción que debemos incorporar como un principio de las convivencias y relaciones, evitando así incurrir en conductas que violenten a las otras personas:


Fuente: Vimeo / https://vimeo.com/128105683 / Blue Seat Studios

Debido a que el hostigamiento sexual y el acoso sexual suelen ocurrir en contextos de ejercicio de poder hacia las víctimas y bajo la fuerza de la normalización de la violencia sexual y del control del cuerpo y la sexualidad de las mujeres, su detección como tal no es una tarea sencilla. Inclusive, desde el punto de vista jurídico, estas conductas se reconocen como "delitos de naturaleza oculta" cuya comprensión requiere en primera instancia de la claridad y del valor para denunciarlos, aunque para las víctimas implique una serie de dificultades y complejidades a nivel emocional, psicológico, social, aunadas a las que atañen al propio proceso de justicia.

Si bien la denuncia es indispensable para terminar con la impunidad y lograr cambiar creencias y relaciones cotidianas plagadas de prejuicios de género, la prevención es muy importante.

Por ello, te invitamos a revisar y descargar las siguientes infografías que ilustran algunos elementos de utilidad para reconocer qué son el HS y AS, cómo diferenciarlos: así como información sobre qué hacer si te encuentras ante una situación de HS y AS y a qué tienes derecho al denunciar estas conductas.

Infografía "Hs y As" Infografía "Denuncia"

¿Por qué ocurren el HS y el AS?

El hostigamiento sexual y el acoso sexual, como otras formas de violencia, se originan y ocurren por diversas causas. Mencionemos aquí sólo dos. Una tiene que ver con las creencias y prejuicios sobre este problema y otra son las relaciones de desigualdad entre mujeres y hombres.


Creencias sobre el HS y el AS

Las creencias en torno a las relaciones entre mujeres y hombres existen y se expresan a partir del mandato de género, es decir lo que la sociedad y la cultura prescriben deben ser unas y otros, y todo lo que medie sus relaciones. Por ejemplo, la idea de pertenencia o no pertenencia, de control sobre el cuerpo de las mujeres, y del ejercicio de la sexualidad, es tierra fértil para naturalizar y en muchas ocasiones justificar conductas violentas, que suelen ocurrir de los hombres hacia las mujeres.

Detrás del HS y el AS es muy común encontrar las siguientes creencias las cuales debemos tener claramente identificadas para promover su erradicación:

CREENCIA1

REFLEXIÓN

EL HS y AS son parte de las relaciones entre mujeres y hombres: ellos conquistan, ellas se dejan conquistar.

Socialmente creemos que mujeres y hombres son complementarios, dos mitades de una naranja; esperando que los hombres sean los activos y las mujeres las pasivas en la conquista. Así, el HS y AS se justifican como parte de la “natural coquetería” entre unos y otras.

Las relaciones y las ideas sobre la sexualidad entre mujeres y hombres cambian con el tiempo, pero deben basarse en la libertad, la responsabilidad y el consentimiento de ambas partes.

Las mujeres provocan el HS y AS con su forma de vestir, su comportamiento y después se quejan y manipulan.

La sociedad espera que las mujeres sean seductoras y coquetas y que los hombres sean seductores y conquistadores. En muchas ocasiones los hombres no aceptan el NO por respuesta o tienen la falsa idea de que cuando una mujer dice NO, en realidad quiere decir SÍ.

Cuando las mujeres dicen NO es NO; sin significados ni interpretaciones ocultas. No es NO.

Se ha exagerado la gravedad del HS y AS. “Ahora se quejan de cualquier cosa”.

EL Hs y As son conductas graves que causan daño e inclusive constituyen delitos, sancionados por la ley.

Las víctimas reportan problemas emocionales, tensiones, enfermedades, miedos o represalias al denunciar o poner límites. Se ven obligadas a abandonar sus empleos, lo que las discrimina de sus derechos.

Si ignoras el acoso y hostigamiento, sexual, desaparecerá.

No es así, ya que estos actos son responsabilidad de quien los ejerce. Que la víctima ignore estos comportamientos, puede ser interpretado por la persona hostigadora/acosadora como consentimiento, y llevará a que continúe realizando estas conductas.

Denunciar es una manera de poner límites e incluso expresar cero tolerancia al HS y AS.

Todas las víctimas de HS y AS son mujeres.

Aunque en menor medida, los hombres también son víctimas de HS y AS, especialmente aquellos que son homosexuales.

El HS y AS es un problema poco frecuente, solo sucede en ciertos lugares de trabajo y se da en casos aislados.

El HS y AS son conductas poco denunciadas, muchas veces por vergüenza o bien por la naturalización o minimización de estas situaciones, así como por miedo a las consecuencias o la falta de mecanismos de denuncia. De acuerdo con datos de la ENDIREH 20162, solo 4.6% de las mujeres que durante el último año vivieron HS y AS en su trabajo, denunciaron o pidieron ayuda.

La mayoría de las mujeres denuncian falsamente, para vengarse de sus jefes u otras personas con las que están resentidas.

Esta creencia se sustenta en el estereotipo de que las mujeres son rencorosas y se tiende a justificar que ellas buscaron una relación y al no conseguirla decidieron denunciar para afectar a la persona que las rechazó, o por la obtención de algún beneficio. Los estudios demuestran que menos del 1% de las quejas sobre hostigamiento sexual y acoso sexual son falsas, e incluso cuando es el caso puede haber sanción para quien sostiene una denuncia falsa.

Quienes cometen hostigamiento sexual y acoso sexual padecen enfermedades mentales.

Estos actos se deciden de forma consciente y nada los vincula con enfermedades mentales.

Es algo que solo le pasa a mujeres jóvenes y bonitas.

El HS y As puede darse contra cualquier persona independientemente de su edad, sexo o aspecto físico.

1Fuente: Organización Internacional del Trabajo (OIT). Oficina Regional para Asia y el Pacífico. Asian decent work decade Resource kit. Protecting Migrant Workers. 2005-2006. Disponible en: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---asia/---ro-bangkok/---ilo-beijing/documents/publication/wcms_157626.pdf

2INEGI. Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones entre los Hogares. 2016.


Las relaciones entre mujeres y hombres

Desde el Inmujeres exhortamos a la sociedad en general, y a todas y todos a transformar las relaciones entre mujeres y hombres. Porque para construir una cultura de CERO TOLERANCIA al hostigamiento sexual y al acoso sexual es indispensable que los hombres participen desde la reflexión y la reinvención de su masculinidad, para evitar respuestas violentas a las interpelaciones de las mujeres. Ante todo, que rompan con la complicidad para ejercer o tolerar el abuso de poder y aprendan a reconocer a las mujeres desde sus derechos y no porque son sus "hermanas, madres o esposas". Para reflexionar y reconocer el valor que tiene crear nuevas masculinidades y que sin ello no podremos eliminar conductas como el HS y el AS, te invitamos a revisar el siguiente video:


Legislación

¿Qué dice la Ley?

La Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos (publicada el 10 de junio de 2011), en el artículo 1° reconoce aquellos establecidos en Tratados Internacionales, como la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), para favorecer en todo momento a las personas la protección más amplia (principio pro-persona).

La Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer (1994), más conocida como Convención de Belém do Pará, reconoce el fenómeno de la violencia, después de haber sido ignorado por tantos años e insta a los Estados parte a eliminarla y para que se reconozca el derecho humano a vivir sin violencia.

La Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación Contra la Mujer (1979) —mejor conocida como CEDAW, por sus siglas en Inglés— es considerada la carta internacional de los derechos de la mujer. Provee un marco obligatorio de cumplimiento para los países que la han ratificado para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, estipulando que los Estados Parte deben incorporar la perspectiva de género en todas sus instituciones, políticas y acciones con el fin de garantizar la igualdad de trato, es decir, que no exista discriminación directa ni indirecta de la mujer, así como mejorar la situación de facto de la mujer, promoviendo la igualdad sustantiva o la igualdad de resultados.

Recomendaciones de la CEDAW

Artículo 11, numeral 17

“La igualdad en el empleo puede verse seriamente perjudicada cuando se somete a las mujeres a violencia dirigida concretamente a ellas, por su condición de tales, por ejemplo, el hostigamiento sexual en el lugar de trabajo”

Artículo 11, numeral 18:

El hostigamiento sexual incluye conductas de tono sexual tal como contactos físicos e insinuaciones, observaciones de tipo sexual, exhibición de pornografía y exigencias sexuales, ya sean verbales o de hecho haciendo un medio de trabajo hostil.

Artículo 16, numeral 24:

Incluirán en sus informes datos sobre el hostigamiento sexual y sobre las medidas adoptadas para proteger a la mujer del hostigamiento sexual y de otras formas de violencia o coacción en el lugar de trabajo.
Adoptarán las medidas jurídicas y de otra índole necesarias para prestar protección eficaz a las mujeres contra la violencia dirigida a ellas.
Tomar medidas jurídicas eficaces, incluidas sanciones penales, recursos civiles y disposiciones de indemnización para proteger a la mujer contra todo tipo de violencia, incluida la violencia y los malos tratos en la familia, el ataque sexual y el hostigamiento sexual en el lugar de trabajo.


En armonía con las disposiciones plasmadas en el ámbito internacional, en México el hostigamiento sexual y el acoso sexual están contemplados y acreditan diferentes sanciones establecidas en la Ley Federal del Trabajo, la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas del Servicio Público y en el Código Penal Federal.

Te invitamos a conocer y tener presente las vías jurídicas para la denuncia, las autoridades competentes, y las definiciones y sanciones que cada uno de estos ordenamientos jurídicos establece en nuestro país:

Infografía "Sanciones"

Protocolo para la prevenciÓn, atenciÓn y sanciÓn
del hostigamiento sexual y acoso sexual

El Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual, publicado en el Diario Oficial el 31 de agosto del 2016, establece una serie de obligaciones y medidas a ejecutar en las instituciones de la Administración Pública Federal. Para conocer en qué consiste da clic en los siguientes botones:

Presentación Infografia "El ABC del Protocolo" Infografia "Ruta de atención" Protocolo

Hasta hace poco tiempo, el hostigamiento sexual y el acoso sexual se han presentado en diversos espacios o centros laborales sin que existieran procedimientos institucionales, oportunos, apegados al debido proceso y garantes de los derechos de las víctimas. Además, no había certeza sobre qué comportamientos podían reconocerse como tales.

El Protocolo determina que el hostigamiento sexual y el acoso sexual son violatorios del comportamiento digno contemplado en las reglas de convivencia e integridad del servicio público, y gracias a ello, actualmente las conductas que configuran uno u otro se pueden precisar, tal como se ejemplifica en el siguiente video:


Fuente: Secretaría de la Función Pública

*Regla de integridad: Se refiere a la regla Del Comportamiento Digno incluida el 2 de septiembre de 2016, en las "Reglas de Integridad para el Ejercicio de la Función Pública".

¿Cuáles son las conductas que vulneran la regla de integridad y constituyen acoso sexual y hostigamiento sexual?

Clasificación de las conductas que de acuerdo al Protocolo constituyen Acoso sexual y Hostigamiento sexual:

Tener contacto físico sugestivo o de naturaleza sexual, como tocamientos, abrazos, besos, manoseo, jalones.

Espiar a una persona mientras ésta se cambia de ropa o está en el sanitario.

Mostrar deliberadamente partes íntimas del cuerpo a una o varias personas.

Condicionar la obtención de un empleo, su permanencia en él o las condiciones del mismo a cambio de aceptar conductas de naturaleza sexual.

Expresar comentarios, burlas, piropos o bromas hacia otra persona referentes a la apariencia o a la anatomía con connotación sexual, bien sea presenciales o a través de algún medio de comunicación.

Realizar comentarios, burlas o bromas sugerentes respecto de su vida sexual o de otra persona, bien sea presenciales o a través de algún medio de comunicación.

Expresar insinuaciones, invitaciones, favores o propuestas a citas o encuentros de carácter sexual.

Emitir expresiones o utilizar lenguaje que denigre a las personas o pretenda colocarlas como objeto sexual.

Preguntar a una persona sobre historias, fantasías o preferencias sexuales o sobre su vida sexual.

Difundir rumores o cualquier tipo de información sobre la vida sexual de una persona.

Expresar insultos o humillaciones de naturaleza sexual.

Realizar señales sexualmente sugerentes con las manos o a través de los movimientos del cuerpo

Hacer regalos, dar preferencias indebidas o notoriamente diferentes o manifestar abiertamente o de manera indirecta el interés sexual por una persona.

Llevar a cabo conductas dominantes, agresivas, intimidatorias u hostiles hacia una persona para que se someta a sus deseos o intereses sexuales, o al de alguna otra u otras personas.

Obligar a la realización de actividades que no competen a sus labores u otras medidas disciplinarias en represalia por rechazar proposiciones de carácter sexual.

Condicionar la prestación de un trámite o servicio público o evaluación escolar a cambio de que la persona usuaria, estudiante o solicitante acceda a sostener conductas sexuales de cualquier naturaleza.

Exhibir o enviar a través de algún medio de comunicación carteles, calendarios, mensajes, fotos, afiches, ilustraciones u objetos con imágenes o estructuras de naturaleza sexual, no deseadas ni solicitadas por la persona receptora.

El Protocolo conmina a todas las dependencias y entidades púbicas a realizar una serie de acciones para construir una cultura de Cero Tolerancia ante estas conductas, como incluir en sus programas anuales la sensibilización y capacitación en la materia, y señala la obligación del Inmujeres de apoyar estos procesos con materiales y cursos sobre hostigamiento sexual y acoso sexual. A continuación, encontrarás una serie de elementos que conforman la estrategia para la sensibilización, capacitación, formación y certificación que para dar cumplimiento a lo que mandata el Protocolo, ofrece el Inmujeres. Para conocerlos da clic en las diferentes opciones:

La SENSIBILIZACIÓN en materia de este Protocolo constituye la primera fase de la capacitación y está dirigida al 100% de las y los servidores públicos de las dependencias y entidades públicas federales y se concibió como una actividad educativa indispensable para transformar las percepciones, opiniones y actitudes discriminatorias que vulneran la integridad de las personas, atentan contra su derecho a vivir una vida libre de violencia; y que posibilitan la vigencia y reproducción de prácticas de HS y AS en los ambientes laborales de la APF.

Guía de contenidos y recomendaciones didácticas para la Sensibilización

Mediante la presente Guía, el Inmujeres da cumplimiento a una de las atribuciones encomendadas en materia de capacitación, que es, explicitar los contenidos que deben ser tomados en cuenta, por parte de las instituciones de la APF; así como sugerencias para su aplicación en las acciones de capacitación dirigidas a sensibilizar, en el tema de hostigamiento sexual y acoso sexual, al 100% de su personal.

Descargar guía


Curso MOOC para la Sensibilización

Por medio de este curso masivo, abierto y en línea, el Inmujeres busca fortalecer las habilidades de las y los servidores públicos para detectar conductas de acoso sexual y hostigamiento sexual en el ambiente laboral y comprender las disposiciones y la ruta de acción que el Protocolo establece para la prevención y atención de casos.


Infografía Inscripción    Ingresar al curso

La FORMACIÓN en el Protocolo se refiere al "proceso educativo, aplicado de manera sistemática y organizada, a través del cual se aprenden conocimientos, aptitudes, actitudes y habilidades para optimizar y/o potencializar el desempeño y desarrollo de servidoras y servidores públicos". Lo anterior significa que la formación requiere el desarrollo de actividades didácticas que conlleven la aplicación de los contenidos conceptuales o normativos estudiados, a fin de propiciar el desarrollo de habilidades para la atención de las presuntas víctimas e investigación de los casos que se presenten ante la Persona consejera, los Comités de Ética y/o los Órganos Internos de Control.

Curso en línea para la Formación de las personas Consejeras

Mediante este Curso en línea, el Inmujeres reforzará la formación de las y los servidores públicos designados por las instituciones de la APF como personas consejeras para atender, orientar y acompañar a las presuntas víctimas de HS y AS.

Ingresar al curso

La CERTIFICACIÓN tal y como lo establece el propio Protocolo, es la tercera fase de las actividades educativas cuyo propósito es la validación formal de capacidades o competencias de una persona a través de un proceso de evaluación de acuerdo con los criterios de calidad establecidos en un documento aprobado por la Secretaría de la Función Pública.

El Protocolo establece que la certificación está dirigida básicamente a las Personas consejeras ya que éstas deben desempeñar funciones de apoyo, orientación y acompañamiento que requieren competencias específicas relacionadas con la atención a víctimas.

Certificación a Personas Consejeras en atención presencial a presuntas víctimas de hostigamiento sexual y acoso sexual en la Administración Pública Federal

Definición de la Competencia y su Instrumento de Evaluación

La definición de la Competencia y sus criterios de evaluación para certificar personas consejeras en casos de hostigamiento sexual y acoso sexual se realizó en estricto apego a lo establecido por la Secretaría de la Función Pública en el ACUERDO por el que se modifican las Disposiciones en las materias de Recursos Humanos y del Servicio Profesional de Carrera, así como el Manual Administrativo de Aplicación General en materia de Recursos Humanos y Organización y el Manual del Servicio Profesional de Carrera, cuya última reforma fue publicada el 4 de febrero de 2016 en el Diario Oficial de la Federación.1

En dicha tarea participó personal experto de las siguientes Dependencias o Entidades de la Administración Pública:

Unidad de Género de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).
Coordinación Técnica de Igualdad y Género del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS).
Centro de Terapia de Apoyo a Víctimas de Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX).
Unidad General de Igualdad de Género de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
Oficina para la Atención de Víctimas de Hostigamiento Sexual de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).
Unidad de Género del Senado de la República.
Dirección de Mejora Regulatoria de la Secretaría de Energía (SENER).
Unidad de Igualdad de Género de la Oficialía Mayor Secretaría de Educación Pública (SEP).
Unidad de Política de Igualdad de Género de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Posteriormente se validó con ayuda de personal perteneciente a:

Secretaría de Gobernación.
Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).
Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Procuraduría General de la República (PGR).
Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVIMTRA).
Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES).

Se realizaron ocho pruebas piloto y se envió a la Secretaría de la Función Pública para su aprobación, la que fue recibida, vía oficio el 4 de agosto de 2017.

Finalmente, el documento con la Competencia se registró ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (Indautor) y ahora puedes descargarlo en el siguiente botón:

Descarga la competencia

Capacitación a personas consejeras

El INMUJERES desarrolló un curso de capacitación para las personas consejeras cuyo objetivo es fortalecer los conocimientos, las habilidades y las actitudes básicas para brindar atención presencial a presuntas víctimas de hostigamiento sexual y acoso sexual en la Administración Pública Federal (APF), de acuerdo con lo que establece el Protocolo y la Competencia desarrollada para certificar a las personas consejeras.

Evaluación para obtener la certificación

Para obtener el certificado las personas deben demostrar que cuentan con los conocimientos, habilidades y actitudes establecidos en el documento de la Competencia.

La evaluación se realiza mediante:

1. La realización de una entrevista en relación con un análisis de caso basado en hechos reales, misma que puede ser presencial o virtual;
2. La aplicación de un cuestionario de conocimientos de opción múltiple que se contesta en línea; y
3. La revisión de dos productos derivados de la entrevista.

Estas tareas están a cargo de personas expertas en la atención a víctimas de violencia sexual seleccionadas y certificadas por el INMUJERES.

El servicio de evaluación tiene un costo el que deberá ser cubierto por las Entidades y Dependencias a las que pertenezcan las personas consejeras.

El 28 de julio se entregó a la Secretaría de la Función Pública las herramientas desarrolladas para su aprobación y el 4 de agosto nos fue notificada, vía oficio, la aprobación del documento sin ningún comentario ni observación metodológica.

Si te interesa saber más sobre la "Certificación en la Competencia Atención presencial a presuntas víctimas de hostigamiento sexual y acoso sexual en la APF" te invitamos a revisar las preguntas frecuentes que se encuentran a continuación:

Descargar preguntas frecuentes


1 Secretaría de la Función Pública. ACUERDO por el que se emiten las Disposiciones en las materias de Recursos Humanos y del Servicio Profesional de Carrera, así como el Manual Administrativo de Aplicación General en materia de Recursos Humanos y Organización y el Manual del Servicio Profesional de Carrera.
Acuerdo publicado el 12 de julio de 2010, última reforma 4 de febrero de 2016. Diario Oficial de la Federación.
Consultado el 2 de agosto de 2017 en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/156987/Maag_Recursos_H_y_Serv_Prof_Carre.pdf

Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015
en Igualdad Laboral y No Discriminación

Es una estrategia impulsada de manera conjunta por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres). Su finalidad es eliminar toda forma de discriminación que afecte la incorporación de mujeres y hombres al mercado de trabajo en igualdad de trato y de oportunidades, así como fomentar ambientes laborales igualitarios, libres de discriminación y violencia en las empresas e instituciones públicas. Las tres dependencias forman el Consejo Interinstitucional que promueve la Norma y ofrece asesoría gratuita a los centros de trabajo interesados en certificarse.

Presentación Norma

Preguntas frecuentes

Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual

El Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y el acoso sexual en la Administración Pública Federal (APF) fue publicado el 31 de agosto de 2016 y entró en vigor a partir el 13 de octubre del mismo año; con ello, se reemplazan los instrumentos anteriores ya que tiene la finalidad de implementar de manera uniforme, homogénea y efectiva los procedimientos para responder y atender los casos de este problema que ocurran en las instituciones públicas.

Es recomendable disolver el órgano colegiado anterior, siempre y cuando no se tengan asuntos en trámite de atención, de lo contrario se recomienda esperar a que estos trámites en proceso concluyan. Al respecto, el Protocolo señala en el numeral 3 que su aplicación deberá realizarse sin perjuicio del cumplimiento de las disposiciones jurídicas que las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal tienen que observar en los procedimientos para la imposición de sanciones en materia laboral, administrativa o en su caso, penal.


CON RELACIÓN A LA FIGURA DE PERSONA CONSEJERA

El Protocolo señala la figura de Persona consejera como ventanilla de primer contacto y en caso de que la Presunta víctima lo decida, reciba orientación sobre las instancias para denunciar las conductas de hostigamiento sexual y acoso sexual y si así lo solicita; auxilio y acompañamiento para la narrativa de los hechos frente al Comité de Ética o ante la persona titular del área de quejas del Órgano Interno de Control (OIC), la cual deberá constar por escrito y estar firmada.

En la atención de primer contacto, la Persona consejera deberá identificar si la Presunta víctima, requiere de apoyo o intervención de especialistas como personal médico, psicólogo, o cualquier otro que resulte necesario. La Persona consejera con el fin de otorgar la asesoría pertinente, podrá conocer de los dictámenes de los especialistas, siempre que lo autorice por escrito la Presunta víctima.

La Persona consejera garantizará a la Presunta víctima, la confidencialidad en el manejo, uso, resguardo y conservación de cualquier documento o constancia que le proporcione la Presunta víctima, así como de los registros, referencias y notas que realice de su intervención, asesoría y acompañamiento.

Las dependencias o entidades podrán otorgar la atención especializada a la Presunta víctima a través de instituciones públicas.

No hay límite. Se recomienda considerar el tamaño de la dependencia o entidad, número de oficinas o sedes que se tengan, así como su distribución geográfica para determinar el número de Personas consejeras. Asimismo, se recomienda considerar los turnos de trabajo establecidos, buscando que, en la medida de lo posible, en cada centro de trabajo o zona se cuente con una Persona consejera disponible.

Se recomienda un periodo no menor a tres años para ocupar la función, ya que será capacitada y certificada en la materia.

El INMUJERES cuenta con un directorio de Personas consejeras; mismo que podrás descargar y consultar para conocer los datos de contacto y recibir acompañamiento por parte de la Persona consejera ante casos de HS o AS en tu institución, dando clic aquí.

La convocatoria abierta no debe restringir la participación de ningún área de adscripción para llevar a cabo la función de Persona consejera, la única condición es que sea servidora o servidor público adscrito a la dependencia o entidad en la que desempeñará su función.

No es recomendable que quienes integran los OIC sean Personas consejeras ya que en la ruta de atención que señala el Protocolo, el caso debe presentarse ante el Comité de Ética y después al OIC, por lo que se pueden dar posibles conflictos de interés.

Únicamente servidoras y servidores públicos de la dependencia o entidad pueden desempeñarse como Personas consejeras. Ya que tienen la obligación de cumplir con la Ley de Responsabilidades Administrativas en la APF, dicha función es independiente de su cargo o puesto en la institución.

La Persona consejera orienta y auxilia a la Presunta víctima en la narrativa de los hechos ante el Comité de Ética o ante la persona titular del área de quejas del OIC. Además, brinda seguimiento al desahogo y atención de las denuncias mientras el caso se encuentre en el Comité de Ética y, una vez que llega al OIC para la investigación y resolución del caso, se mantiene atenta a que se apliquen las acciones contempladas en el Protocolo.

La Persona consejera no tiene atribuciones jurídicas, por lo que deberá comunicar a la Presunta víctima con precisión y claridad el alcance de su función y del acompañamiento que puede otorgarle y que no tiene injerencia en la resolución del caso.

La Persona consejera, hará del conocimiento del Comité de Ética la narrativa de los hechos que haya formulado la Presunta víctima, y dará ante éste, seguimiento de su atención.

La presidenta o presidente del Comité de Ética, sin prejuzgar sobre la veracidad de los hechos, y atendiendo a las circunstancias del caso, podrá dictar entre otras medidas, la protección de la Presunta víctima, y si la misma lo solicita, la reubicación física, el cambio de unidad administrativa o de horario de trabajo y demás acciones que sean eficaces para procurar su integridad y, determinará la vigencia de éstas.

Para implementar las medidas referidas en el párrafo anterior, la presidenta o presidente del Comité de Ética deberá contar con la anuencia de la Presunta víctima.

Toda servidora o servidor público deberá observar y cumplir el Código de Ética y los Lineamientos generales para propiciar la integridad de los servidores públicos; implementar acciones que favorezcan su comportamiento ético, en el ejercicio de sus funciones. De lo contrario, pueden incurrir en faltas y responsabilidades administrativas.

La Presunta víctima podrá acudir ante cualquiera de las tres instancias que señala el Protocolo, dejando a salvo su derecho a elegir la vía que estime más adecuada a sus intereses.

El orden en el que las autoridades conocerán del procedimiento será el siguiente:

a) Persona consejera

b) Comités,

c) Órganos internos de control.

El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), mediante la Dirección General de Autonomía y Empoderamiento para la Igualdad Sustantiva brinda asesoría o apoyo a la Persona consejera que lo solicite. Cabe señalar que, a lo largo de la formación y capacitación progresivamente disponible a todas las Personas consejeras muchas de las dudas se irán aclarando. Además, se les invita a inscribirse al curso en línea ¡Cero Tolerancia al hostigamiento sexual y acoso sexual! Conoce el Protocolo para la APF y a consultar la “Guía de contenidos y recomendaciones didácticas” en la materia.

De acuerdo con el Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento sexual y acoso sexual, y en el ámbito de sus atribuciones, el OIC atenderá los asuntos correspondientes en materia de hostigamiento sexual y acoso sexual, tanto de los que haya dado vista el CEPCI, como de los recibidos directamente por parte de la Presunta víctima o la Persona consejera. Sólo en los casos en los que el OIC se niegue a realizar las acciones derivadas del Protocolo, la Persona consejera deberá a través de un escrito hacer del conocimiento de la situación a la Secretaría de la Función Pública.


CON RELACIÓN A LA SENSIBILIZACIÓN, FORMACIÓN Y CERTIFICACIÓN

Se contemplan tres tipos de actividades de aprendizaje, para públicos diferenciados: La sensibilización que tiene por objeto promover la comprensión del hostigamiento sexual y el acoso sexual y de las disposiciones que establece el Protocolo, obligatoria para el 100% de las servidoras y los servidores públicos de la APF. La formación que tiene por objeto fortalecer las competencias, conocimientos y habilidades para la atención e investigación de los casos que se presenten dirigida a las servidoras y servidores públicos con un papel a desempeñar para la actuación del Protocolo como son los integrantes del Comité, los OIC, de áreas de recursos humanos y Personas consejeras. La certificación dirigida únicamente a las Personas consejeras con el objeto de validar sus conocimientos y habilidades para apoyar, orientar, auxiliar y dar seguimiento a los casos que se presenten.

En todos los cursos de capacitación antes mencionados que imparte el Inmujeres, una vez cubiertos todos los requisitos, se otorga una constancia de participación. Además, las Personas consejeras que acrediten la evaluación recibirán un certificado por parte del Inmujeres que avala su competencia para atender presencialmente a presuntas víctimas de hostigamiento sexual y acoso sexual.

Todos los cursos elaborados por el Inmujeres son gratuitos, así como la “Guía de contenidos y recomendaciones didácticas”, disponibles en este micrositio Cero Tolerancia para todas las dependencias y entidades de la APF.

Con respecto a la certificación de las Personas consejeras, el Inmujeres otorgará la certificación sin costo alguno, sin embargo, la evaluación será realizada por personas expertas en la atención a víctimas de violencia sexual seleccionadas por el Instituto, por lo que el servicio de evaluación tendrá un costo, mismo que deberá ser cubierto por las entidades y dependencias a las que pertenezcan las Personas consejeras.


Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación

Todos los centros de trabajo de los sectores público, privado o social, de cualquier tamaño, rama económica o giro que se encuentren ubicados en la República Mexicana.

La convocatoria es permanente. Los centros de trabajo pueden iniciar su proceso y certificarse en el momento en que lo decidan.

Si bien es recomendable certificar al centro de trabajo en su totalidad, para que todo el personal pueda obtener los beneficios de las prácticas de igualdad laboral y no discriminación, es posible elegir únicamente alguna parte de él: oficinas centrales, ciertas áreas, algunas ubicaciones. El concepto de alcance se refiere al centro de trabajo, área o personal que es comprendido específicamente para la certificación.

Cuando un centro de trabajo tiene una central de funcionamiento identificada (a la que se hace referencia normalmente como oficina central o corporativo) en la que se planifican, controlan y dirigen ciertas actividades, y una red de oficinas locales, sucursales o instalaciones en las que dichas actividades se llevan a cabo total o parcialmente y con las cuales existe un enlace legal o contractual, puede usar el esquema de multisitios para obtener un certificado que comprenda tanto a la oficina central como a la red. Aunque solamente sea auditada una muestra de los sitios, deberá garantizarse que todos los procesos y buenas prácticas evaluados en la Norma Mexicana se aplican en cada una de las sedes planteadas en el alcance.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) han conformado un Consejo Interinstitucional para promover la Norma Mexicana. Las tres instituciones realizan acciones de difusión y ofrecen asesoría gratuita a los centros de trabajo interesados en certificarse mediante teléfono y correo electrónico. Para más información enviar correo a: igualdadlaboral@stps.gob.mx, igualdadlaboral@inmujeres.gob.mx e igualdadlaboral@conapred.org.mx. También existe una página de internet con herramientas de apoyo para el cumplimiento de los requisitos: https://www.gob.mx/inmujeres/acciones-y-programas/norma-mexicana-nmx-r-025-scfi-2015-en-igualdad-laboral-y-no-discriminacion

Los requisitos deben contar con evidencias lo suficientemente sólidas para ser auditadas por un organismo de certificación avalado por la Entidad Mexicana de Acreditación. De ese modo se corrobora la existencia y permanencia de las buenas prácticas. El costo por los servicios de auditoría de dichos organismos debe ser cubierto por los centros de trabajo, y estará en función su tamaño y ubicación, ya que en este momento todos los organismos se hallan en la Ciudad de México. En la página de la Entidad Mexicana de Acreditación (http://consultaema.mx:75/NuevoOC/Principal.aspx) aparecen los organismos de certificación acreditados. Se recomienda solicitar cotizaciones a todos o varios de ellos, para poder hacer comparaciones sobre lo más conveniente para el centro de trabajo. Una vez que se haya seleccionado alguno, se suscribe un contrato con él.

El tiempo necesario para lograr la certificación está en manos del centro de trabajo, ya que se relaciona directamente con la implementación y documentación de los requisitos que pide la Norma Mexicana.

El centro de trabajo debe enviar una copia del certificado emitido por el organismo de certificación al Consejo Interinstitucional (igualdadlaboral@stps.gob.mx, igualdadlaboral@inmujeres.gob.mx, igualdadlaboral@conapred.org.mx), con el propósito de ser integrado al Padrón Nacional de Centros de Trabajo Certificados (https://www.gob.mx/normalaboral) y de participar en el evento anual de reconocimiento organizado por la STPS, el Inmujeres y Conapred. Asimismo, es indispensable solicitar por correo electrónico el uso de marca para que el Consejo Interinstitucional, como dueño de la propiedad intelectual sobre el logotipo de la norma, otorgue el permiso conforme a su manual de identidad gráfica.


Si tienes alguna duda relacionada con la actuación del Protocolo, la implementación de la Norma o los cursos que el Inmujeres imparte en esta materia, escribe a: cerotolerancia@inmujeres.gob.mx